Noticias

Los consulados en EEUU muestran su nuevo rostro

 

·       El mandatario hizo hoy un recorrido por el consulado de Honduras en Miami.

·       Confirma que con el uso de la tecnología se tiene un mejor control de lo que ocurre en esas oficinas.

·       Se ha reducido a su mínima expresión las quejas por abusos, tratos indignos o cobros ilegales.

 

Miami, Florida. El presidente Juan Orlando Hernández hizo un recorrido este miércoles por las instalaciones del consulado de Honduras en Miami.

El objetivo fue conocer la atención que se brinda a los compatriotas que a diario llegan para solicitar asesoría legal o para hacer trámites administrativos.

Las reformas consulares han permitido que ahora los consulados sean más transparentes, ya que los funcionarios no administran dinero en efectivo.

Además, todos los balances financieros producto de los servicios consulares pueden ser observados y revisados por cada ciudadano a través de Internet.

De igual forma, existe un sistema de monitoreo que permite observar en tiempo real los espacios designados para cada empleado y para los compatriotas.

Estos sistemas permiten inclusive escuchar audio de lo que ocurre en la oficina consular y en caso necesario se puede establecer una comunicación virtual.

El mandatario se mostró muy satisfecho por los cambios, ya que estos han permitido hacer una gestión más transparente y eficiente.

El recorrido se hizo minutos después de reunirse con decenas de hondureños acogidos al TPS que se muestran preocupados ante una posible no revalidación.

En el recorrido fue acompañado por el cónsul Gerardo Simón,  la vicecanciller Maria Matamoros; la directora de Migración Carolina Menjívar.

Además, estuvieron la primera dama, Ana García de Hernández; el ministro coordinador Jorge Ramón Hernández Alcerro y el embajador de Honduras en Washington, Marlon Tábora.

Tras concluir el recorrido, los funcionarios coincidieron en que los consulados hoy tienen la tecnología para garantizar un servicio más eficiente.

Son más transparentes, acabando con males del pasado en los que se cometieron abusos y cobros ilegales.

Además, son más humanos ya que los funcionarios saben que deben ofrecer una atención digna, rápida y apropiada.