Noticias

Gobierno y ACNUR acuerdan elaborar hoja de ruta conjunta para afrontar problemática de desplazados por la violencia

Tegucigalpa.- La elaboración de una hoja de ruta que permita avanzar con mayor agilidad en el tratamiento del problema del desplazamiento de personas y migración masiva a causa de la violencia, acordaron la Alta Comisionada Adjunta de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Kelly Clemens y personeros del gobierno, en una reunión sostenida esta tarde en las instalaciones de la Secretaría de Coordinación General de Gobierno.

La comitiva del Gobierno de Honduras, que conversó con la funcionaria internacional, estuvo encabezado por el titular de la Secretaría de Coordinación General de Gobierno, Jorge Ramón Hernández Alcerro, y las secretarias de Derechos Humanos y de Finanzas, Karla Cueva y Rocío Tábora, respectivamente.

Kelly Clemens, inició el miércoles una visita oficial a Honduras, como parte de una gira que incluye a México y Guatemala, para evaluar el tratamiento que los gobiernos de éstos países brindan al problema del desplazamiento de personas víctimas de la violencia y la criminalidad en los territorios de las naciones objeto de la gira.

Durante la conversación los funcionarios instruyeron a la representante de ACNUR sobre las acciones legislativas, planes y programas que el gobierno ejecuta para la protección de los ciudadanos obligados a desplazarse de un lugar a otro del territorio nacional e inclusiva tomar la ruta de la emigración, a causa de la violencia y criminalidad que azota las zonas de su residencia habitual y que los convierte en refugiados en su propio país.

Por su parte la Alta Comisionada Adjunta de Naciones Unidas para los Refugiados, elogió la labor de Honduras en materia de protección y atención a estos grupos de población vulnerables, lo que le ha ubicado en una posición de liderazgo a nivel  inclusive latinoamericano.

Durante el encuentro, ACNUR y los personeros de gobierno, obtuvieron el consenso de que es consecuente elaborar, en forma conjunta, una hoja de ruta, que les permita a ambos avanzar con mayor agilidad en el tratamiento a esta problemática, sobre todo porque es determinante definir con absoluta claridad qué es el desplazamiento forzado, cuanta población es afectada y sobre todo establecer metas, plazos y fechas, para el logro de resultados concretos.